La primera ley europea para la restauración de la naturaleza, a un paso de su aprobación

8.03.2024

El Parlamento Europeo ha dado luz verde a la Ley de restauración de la naturaleza. Con este importante avance, tan solo queda un paso para su entrada en vigor, la ratificación de la norma por los Estados miembros en el Consejo de la UE. En España, la aprobación de este reglamento se traducirá en un Plan Nacional de Restauración y estrategias regionales que garanticen el cumplimiento de las obligaciones derivadas del reglamento.

La norma establece objetivos de restauración del 20% de los ecosistemas terrestres y marinos de la UE para 2030 y la totalidad de los ecosistemas degradados para 2050.

Además, plantea la eliminación de barreras y la mejora de la conectividad hidráulica en al menos a 25.000 kilómetros de ríos, revertir el declive de las poblaciones de polinizadores y la restauración de ecosistemas forestales y urbanos. Asimismo, el texto incorpora el objetivo de mejora en distintos indicadores ecológicos de los ecosistemas agrícolas, así como medidas para promover la restauración marina mediante una gestión pesquera adecuada, además de mantener la prohibición de reducir espacios verdes urbanos.

Recuperación de hábitats marinos

En el caso de los ecosistemas marinos, la propuesta incluye la restauración de hábitats marinos como arrecifes de aguas frías en los que la biodiversidad pueda refugiarse y desarrollarse, así como fondos sedimentarios y praderas de fanerógamas, que contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático. También incorpora la restauración de hábitats de especies marinas emblemáticas como delfines y marsopas, tiburones y aves marinas.

Además, hace referencia a la creación de zonas de veda o reservas marinas, que contribuyen a aumentar las poblaciones de peces tanto en su interior como en las zonas colindantes, aportando al mismo tiempo beneficios para el sector pesquero.

En esta línea, el proyecto LIFE ECOREST es una iniciativa pionera en Europa que trabaja para restaurar cerca de 30.000 hectáreas de hábitats marinos profundos en Cataluña, en una zona de alto valor ecológico, y con la participación activa del sector pesquero.

Las áreas a restaurar están distribuidas en zonas de protección pesquera a lo largo de la costa de Girona y Barcelona y presentan una importante concentración de especies en peligro, amenazadas o vulnerables, entre las que se encuentran corales, gorgonias y esponjas.

Alineado con el nuevo reglamento

En concreto, el LIFE ECOREST desarrolla acciones en tipos de hábitats marinos que figuran en la Directiva Hábitats como de interés comunitario, como fondos de arenas, fangos y sustratos mixtos y también arrecifes profundos. Estas actuaciones contribuirán a mejorar el conocimiento y las experiencias para futuros proyectos de restauración marina y el cumplimiento de los objetivos de este nuevo reglamento.

Además, se están impulsando un programa de acciones para tratar de reforzar la gestión participativa y demostrar la importancia de la contribución del sector pesquero en el mantenimiento del buen estado de conservación de los hábitats marinos, clave para el mantenimiento de las especies marinas de interés comercial.

Hasta la fecha, ya se han llevado a cabo tres campañas oceanográficas para conocer el estado de conservación de las áreas objeto de restauración del proyecto, así como la liberación de los primeros ejemplares de gorgonias, esponjas y corales rescatados y rehabilitados en los acuarios instalados por el proyecto. Para ello, se ha diseñado una metodología de rescate, recuperación y liberación que podría replicarse a otras áreas, contribuyendo a extender la restauración de hábitats profundos en el Mediterráneo.

Además, se han organizado seminarios de formación al sector pesquero para conocer y participar directamente en el proceso de restauración y se han impulsado acciones de gobernanza participativa.

Esta iniciativa, que coordina el ICM-CSIC, cuenta como socios con la Federació Territorial de Confraries de Pescadors de Girona, la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Universitat de Barcelona y WWF España, así como con la contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea.

Ir al contenido